Cuando conocí a mi esposa usaba sujetadores de encaje que dejaban ver tenuemente sus pezones en algunas blusas de color claro, eso me excitaba mucho y siempre que podía le compraba blusas con poco espesor

Cuando salía en mini faldas sus torneadas piernas lucían espectaculares por lo que pedía las use con calzones rebajados aunque yo prefería que no use nada debajo, por si realizaba algún movimiento dejara ver peluche o mejor aun si permitían ver los labios de su carnuda vagina, total con mirar no pasa nada y ella tenía mucho que lucirle a quien observara esa imprudencia, cosa que me excita mucho, eso si su cuerpo solamente para mi.

Ya casados aproveché en hacerle varias fotos y vídeos con lencería muy sexy de encaje y transparencia y hasta escenas de claras exposiciones de todo su cuerpo desnudo captado por la cámara.

Ya al casarnos y luego de varios años me di cuenta que con el tiempo un primo mío ha despertado un interés sentimental por ella, cosa que mi esposa no percibe aún, pero disimuladamente me acerco en compañía de ella a conversar con el y sigilosamente me retiraba y los dejaba solos, me excitaba mucho ver como la miraba con deseos, el no apartaba la mirada de ella y como seguía buscándola cuando se alejaba a conversar con otras personas.

Varias veces le comenté a mi esposa que el la buscaba como si estuviera enamorado de ella, pero me respondía que estoy equivocado, pero cuando sabia que en alguna reunión estaría el, hacía que mi esposa se vistiera lo más sexy posible, le buscaba las faldas y tangas más pequeñas, blusas con mucho escote sin sujetador, esperando que la mirada deseosa de el, en cualquier descuido pudiera captar parte del esplendor de los pezones que pechos copa C de mi esposa me brindaba únicamente a mi a plenitud de desnudes.

Poco a poco la idea me gustaba y excitaba más, hasta que un día sin saber cual sería la reacción de mi esposa, mientras hacíamos el amor comencé a decirle que me gustaría que hiciera el amor con el ya que me había dado cuenta que realmente el guarda un sentimiento muy especial por ella, mayor al de la esposa de su primo a parte de los deseos carnales que despertaba en el.

Inicialmente ella se molestó por lo que tuve que insistí cada vez más sobre el asunto.

Pasado algún tiempo mi esposa confeso que se estaba viendo con el mientras yo trabajaba, lo cual lejos de molestarme por no decirme ante, me excitó mucho e inmediatamente hicimos el amor volviendo a pedirle que dejara de usar sujetador cuando sale con el para que provocara situaciones que le mostrara sutilmente sus pechos descubiertos ya que acostumbra a usar las blusas con el botón abierto o muy escotada, de esa forma el apreciara parte o todos sus pezones, además mientras hacíamos el amor le dije fingiera que lo hacia con el y describiera lo que haría si realmente en ese momento hubiera sido el quien la montaba, que describiera como cogería su verga entre sus manos para llevarla a su boca, y como cabalgaría para que le entre lo que más pueda y que llevara a la realidad esa fantasía.

Continué insistiendo y un día ella me comentó que las cosas escalaron un peldaño, esta vez se habían besado con locura y el apretó manoseo sus tetas logrando ambos tanta excitación no que sabía como pudo contenerse y dejarlo con la verga hinchada de ganas y le preocupaba que no la volviera a llamar.

A los pocos días volvieron a salir y las cosas cada vez avanzaban más, esta vez le había logrado sacar la blusa y el sujetador con tanta facilidad y mi primo tuvo ante el a mi hermosa esposa con sus pechos completamente desnudos para el deleite los ojos, e incluso los besó y mamó con suaves chupada alrededor de su pezón, en toda la extensión de la piel de sus pechos talla C, tratando de no dejar marca para que mi esposa no tuviera problema.

Desde ese momento la invita a menudo al cine para aprovechar la oscuridad y meter sus manos bajos su blusa y el sujetador, de esa forma sus manos puedan acariciar sus senos directamente, situación que cada vez que ocurría con más frecuencia y mi esposa me contaba a sabiendas que provoca tremenda excitación en mi y cumpliendo su promesa de contarme los detalles de sus encuentros, claramente la terminábamos en la cama en tanto yo insistiendo que continuara ya que quiero que su coñito sea comido también por el, las veces que ella quiera inclusive si yo me encontrara con ella en la casa lo podría traer, eso no causaría problema alguno.

Sus encuentros son más frecuentes y en ellos realiza acciones que solo las haría una persona enamorada, cosa que hago notar a mi esposa quien aún duda lo que le digo y tampoco lo cree cuando algunas personas cercanas a ella que le hacen la misma observación en circunstancias distintas y sin que supieran aparentemente lo que acontece.

Durante mi ausencia comienza a visitarla en casa, entran a nuestro dormitorio y el le pide que le haga como algún peinado nuevo, insisto a mi esposa que cuando el regrese lo espere en mini falda y con nada debajo, que no use sujetadores para que se sienta cada vez más tentado a cruzar más la línea.

Mi primo comienza a sentir dudas que yo llegue antes de tiempo a casa, por eso me hace llamarme por intermedio de ella para consultar si llegaré temprano o no, comienzo a barajar la idea de querer encontrarlos junto y debo confesar que me gustaría que fuera cuando el la tiene poseída y así observar como se come el coñito de mi esposa, mujer a la que ambos amamos.

Hasta que una vez al llegar a casa encuentro a mi esposa recostada en la cama, pregunto que le ocurre y me dice que nada, me acercara y me pide hagamos el amor, comienzo a besar en la boca mientras intercambiamos lenguas, manoseo y aprieto su nalga, comienzo luego a besar sus tetas concentrándome en sus pezones, comienzo a retirar su tanga desciendo hasta su bello púbico para llegar a su vagina e introducir mi lengua, siento algo diferente en sus fluidos, una sensación algo espesa diferente a lo de siempre, ella es extremadamente aseada y su vagina en tantos años no a tenido olor ni sabor igual, comento de esto a mi esposa quien con una sonrisa pícara me dice, estas saboreando parte de la gran cantidad de semen que tu primo derramó dentro de mi, quise que probaras y supieras que me gusto tanto y estoy demostrándote lo mucho que te amo, he cumplido la segunda parte de la fantasía.

Comprobar que mi esposa en su gran amor por mi esta dispuesta a cumplir mis fantasías acabando de folla con mi primo , me excito más de lo que hasta ahora había ocurrido poniendo mi verga más dura que nunca e hicimos el amor como locos, con clara descripción de lo vivido durante su entrega en la cual yo le repetía algunas cosas que el le hizo y fueron del agrado de ella.

Al terminar mi esposa me dice que quiere tenernos a los dos a la vez y que imagina que yo no tendría problema en aceptar y que le gusto mucho follar con el, yo le digo que si ella quiere para mi no hay problema, entonces planeamos salir a un paseo a la playa mientras el piensa que yo no se nada de lo que han hecho, ya en la playa mi esposa luce un bikini de dos piezas bastante pequeño, lo que mi primo no sabe es el recreo visual que se va a dar con mi esposa, claro esta que ya había probado todo de ella pero esta vez la vería a pleno sol con un traje de tipo seethrough de esos que al mojara se vuelven traslúcidos, al salir de agua los tres mi primo puede observar claramente los pezones, el hilo de pelo y la vagina de mi esposa claramente expuesta a sus ojos, mientras que ella y yo podemos ver como va abultándose su pantalón de baño.

Para calmar a mi primo le digo que no se preocupara por su verga parada, es obvio que al ver todo lo que esta viendo a cualquiera le ocurriría lo mismo y puede mirarla con confianza total somos primos y el traje se lo compré para que lo pueda lucir, le pido me de su comentario de como le parece mi mujercita, a lo que responde con voz temblorosa que se encuentra en su punto la prima.

Nos hicimos tarde para el retorno y al ser una playa poco visitada tuvimos que hospedarnos en el único hotel disponible, en la recepción nos dicen que el hotel esta en remodelación y desafortunadamente solo disponen de una habitación con dos camas, pero no la pueden alquilar por ser un grupo poco corriente (un trío), yo comento que no hay de que preocuparse ya que la señora es mi esposa y el señor que nos acompaña es un primo, mi esposa apoya la sugerencia añadiendo que nos agarro la noche y no tenemos equipaje por lo que pagaremos por adelantado y nos alquilan la habitación.

Una vez instalados, esperamos nos faciliten sábanas para colocarlas en las camas, en ese momento nos percatamos que la segunda cama se encuentra defectuosa, pero la cama principal es suficientemente grande para los tres, mi esposa decide bañarse primero en tanto que mi primo y yo bajamos un momento, calculo el tiempo para que mi esposa termine su baño, hago entrar primero a mi primo en lamhabitación y mi calculo fue preciso pues encontramos a mi esposa en la habitación completamente desnuda tendida en la cama con las pierna algo abiertas.

Mi primo intenta salir a lo que respondo diciéndole que no se hagas el tonto, se bien que te gusto lo que admiraste en la playa, la,diferencia es que ahora lo ves a plenitud, añadiendo que se que ya antes te comiste a mi tremenda hembra, lo que tienes frente a ti es el postre de los tres o me vas a negar que tienes ganas de volver a cogerla, para ti hay ración doble y a su tiempo sabrás, mi esposa se acerco a le agarro por encima de pantalón su verga y lo besó en la boca y le dijo lo mucho que quiere volver a sentirlo dentro de ella conmigo a la vez, ya sin temores de nada comenzamos y mientras yo mamaba el cono de mi esposa, ella se metía la verga de mi primo en su boca, luego intercambiamos posiciones hasta que mi esposa no se contentaba y pedía una de las vergas en su culo, es ahí que le digo.

Primo le llego la segunda porción, sal de la vagina de mi mujer y se quien estrene su culito, si como lo escuchas ese culo es virgen y tienes el honor de romperlo en el estreno, me retire a un costado para observar, metió la lengua en su culo, y daba lamidas llenas de saliba mojando tremendamente el ojo cerrado del culo de mi esposa, escupe la cabeza de su verga y comienza a clavarle el glande, empujando y sacado poco a poco hasta que finalmente se abre paso, ya tiene la mitad de verga dentro de mi mujer quien entre lamento de dolor comienza a calmarse con la satisfacción que le esta produciendo las ganas y la culiada que recibe de mi primo.

Los dejo solos por espacio de 15 minutos y mi primo me llama para que ahora yo pruebe ese culito que el abrió mientras se coloca en posición para atacarla por su vagina y yo el culo, estuvimos toda la noche en es trance y al final mi esposa le dijo que esperaba no sea la ultima vez y que sus piernas están abiertas para cuando el quiera, cosa que yo le confirme afirmativamente.

Tenemos en esto juntos unos seis meses de los cuales hemos pasado los tres juntos dos veces por semana y mi esposa ha perdido la cuenta las veces que se lo hecho sola, se cuando ha estado con el por la tremenda arrechera con me recibe para que también la folle y todo queda en familia.

Colaborador: desco_nocido20




One Response to “Mi complaciente esposa se coge a mi primo”

  1. 1
    antonieta Says:

    Me gusto mucho que el esposo le haya permitido a su esposa que el primo la cogiera por la cuca y por el culo. Eso me excita mucho, me hubiera gustado tener una novia a que se acostara con mi mejor amigo y la cogiera, incluso que me cogiera a mi por mi culito

Leave a Reply